Soldadura Tig

Los procesos para soldaduras específicamente con arcos que se realizan bajo una protección de gas y electrodos del tipo no consumibles, también pueden llamarse TIG “Tungsten Inert Gas” y llevan este nombre tomando en cuenta que utilizan un arco de electricidad como su principal fuente de energía, una que va establecida entre los electrodos y la pieza especifica que se pretende soldar, además de una envoltura de gas inerte que la protege. Una vez se comience a utilizar este equipo de relleno, el mismo estará proporcionado de acuerdo al uso de varillas, algo similar que cuando se realiza una soldadura de oxiacetileno.

Echa un vistazo a las maquinas de soldar inverter y las soldaduras Mig.

Características de las soldaduras TIG

La característica principal que identifica a el proceso de soldaduras TIG, es que se puede aplicar en todo tipo de materiales en donde se puede incluir fácilmente al magnesio, el aluminio, así como también a los diferentes tipos de materiales que pueden ser más propensos a oxidarse como es el caso del titanio. Este proceso de soldadura en la mayoría de las oportunidades se puede considerar manual, tomando en cuenta que posee una tasa de deposición considerablemente más mínima que otro tipo de técnicas.

Esto permite que sea utilizado con más frecuencia en una aplicación en donde se necesite precisar un objetivo que sea perfecto a simple vista. Debemos tomar en cuenta que las posibilidades que existen para poder  realizar una soldadura TIG, dependerá específicamente de las características que tengan las máquinas que tengamos a nuestra disposición. La técnica de soldaduras TIG pueden aplicarse en corriente continua (DC) como también en tipos de corrientes alternas (AC). La elección de una u otra deriva de cuáles son las funciones de los materiales que vamos a soldar.

Ventajas de las soldaduras TIG

Las técnicas de soldaduras TIG ofrecen la posibilidad de realizar soldaduras en cualquier posición y en cualquier tipo de piezas metálicas como el aluminio, el cobre, el magnesio, el níquel y otro tipo de piezas más específicas como lo son el circonio y el titanio. Además de esto,  tomando en cuenta que los electrodos de tungsteno y los materiales de aporte tienen la característica de ser independientes, considerando que ofrecen la posibilidad de poder agregar únicamente la cantidad necesaria, con la intención de evitar generar una soldadura que tenga sobre espesores que no se necesiten y que tengan un aspecto formidable.

Cuando se realiza la ejecución de las soldaduras TIG, esta puede mantener el arco inclusive en corrientes muy por debajo de lo normal, esto permite realizar soldaduras a gran parte de los asesores, tomando en cuenta que inclusive se puede realizar sin la preparación de algún borde hasta los 4 mm.  Además de esto, esta técnica genera una gran cantidad de energías que se caracterizan por tener un mínimo nivel de deformación y las zonas que pueden llegar a ser afectadas por el calor.

Limitaciones de las soldaduras TIG

Si evaluamos la técnica de aplicación que se utiliza al realizar soldaduras TIG, podemos determinar que la velocidad de deposición es considerablemente menor comparada con las que son obtenidas por la realización de otro tipo de proceso para soldar por los arcos eléctricos que tengan consumibles. En este sentido, se necesita más habilidad de parte de la persona que va a realizar la soldadura que con loa electrodos revestidos. Este tipo de técnica refleja un nivel de tolerancia baja a los contaminantes de los productos que puedan llegar a ser consumibles o las de materiales metálicos como base.

¿Cuáles son los pasos para soldar utilizando las técnicas de soldaduras TIG?

Principalmente tenemos que elegir los electrodos, tomando en cuenta que existe la probabilidad que la máquina que se utilice para realizar estas soldaduras ya cuenten con un tipo de electrodo conveniente para comenzar a realizar el trabajo. Seguidamente deberemos triturar el electrodo, sobre todo si se trata de un cilindro nuevo y se caracteriza por no disponer de una punta afilada o redonda, tomando en cuenta que la punta podrá convertirse en forma redonda gracias al calor que se produce como cuando se realizan técnicas de soldaduras.

Despues de realizar estos pasos se debe insertar el electrodo en su pinza, para pasar al encendido del gas. En el caso del aluminio se debe cambiar el gas por argón y en el caso del acero, la fórmula que se utiliza también es diferente, ya que se realiza una mezcla en donde se incluye argón, carbono y dióxido. Sin embargo, el gas es fundamental cuando tenemos intenciones de ofrecer protección a las piezas que vamos a soldar de la amenaza de la corrosión, así como también se pueden llegar a ver afectados las piezas metálicas o como ocurre con el aluminio que se oxida.

Para finalizar, debemos preparar la mesa para soldar y los materiales a los que se les va aplicar la técnica de soldadura TIG. La mesa para soldar puede ser una pieza de chapa fuerte o una pieza metálica que permita que la electricidad corra de manera fluida.